lunes, 23 de noviembre de 2009

La clase personificada


Profesionalidad, calidad e inteligencia. Robert Pires (29 octubre 1973, Reims, Francia) es todo un ejemplo de cómo mantener alta la ambición tras una carrera llena de éxitos.

El francés, de ascendencia portuguesa y asturiana, comenzo su carrera futbolística en el Metz tras un paso por las categorías inferiores del Stade Reims, tras 162 partidos en 6 años fue fichado por el O. Marsella en 1998.

Formó parte de la gran selección francesa que ganó el Mundial del 98 y la Eurocopa del 2000, donde dio el pase de gol a Trezeguet en la final.

Llamó la atención de su compatriota Arsene Wenger y el Arsenal lo fichó como recambio de Overmars para la temporada 00/01. El proceso de adaptación de Pires al fútbol inglés culminó en la temporada 03/04, donde fue pieza clave del histórico Arsenal de "Los Invencibles", ganador de la Premier sin una sola derrota.

Ya en la campaña 05/06 su rol en la plantilla había disminuido y jugaba menos minutos, el equipo decidió no renovarle el contrato y sería fichado por el Villarreal, que curiosamente había sido derrotado por los gunners en la semifinal de Champions.

La llegada a la liga española tampoco fue fácil, en agosto de 2006 sufrió una rotura de ligamento cruzado de su rodilla izquierda en un amistoso del Carranza contra el Cádiz. La temporada fue dura para el equipo de Castellón, con la suma de las lesiones de Nihat y Gonzalo. Pires reapareció en marzo de 2007 y se ganó progresivamente la confianza de Pellegrini.

Futbolista ejemplar, capaz de volver a un gran estado de forma tras una grave lesión y con 34 años. Se convirtió en uno de los líderes del Villarreal junto con Senna y Cazorla, tras la marcha de Riquelme. Atrás quedaban los regates y carreras por la banda, Pires encajó a la perfección en la filosofía del submarino y supo no sólo adaptarse, sino marcar el ritmo del equipo, con sencillez, inteligencia y visión, dando lecciones de fútbol.

Protagonista en los momentos decisivos, cuajó grandes actuaciones, como en varios partidos ante el Barça. En la presente temporada ya tiene el timón del equipo de Valverde, juega más minutos que en años anteriores (ahora con 36 años) y ha marcado 3 goles en liga.

Disfrutemos de este pedazo de futbolista, cuando cuelgue las botas, el fútbol ya no parecerá tan fácil de jugar.






1 comentario:

Jo22 dijo...

Muy bien weimar! ya era hora! te haces esperar demasiado jajaja

Es un super clase! menudo crack!

un saludo, ventanadefutbol.blogspot.com